Ajedrez en la Red

Cada día me sorprendo más al ver progresar las estadísticas de uso de los sitios web que desarrollo. La realidad es que de un abrumador 85% de navegantes usando Netscape Navigator a principios de 1996, ahora sólo lo utiliza alrededor del un 35%. Aún peor, muchos internautas ni siquiera conocen a la compañía Netscape Communications, algo impensable poco tiempo atrás. Netscape, junto a Yahoo, era considerado uno de los padres de la Web.

Esa increíble popularidad de su software llevó a la compañía a alcanzar un valor de 4.000 millones de dólares en sólo tres años. Este crecimiento no pasó desapercibido para nadie, mucho menos para la compañía de software más grande del mundo: Microsoft Corporation.

Viendo las inmensas posibilidades de la red, y siendo un entrante tardío, Microsoft intentó convencer al recién llegado de dividirse el territorio para que no interfiriera en sus planes. Como era de esperarse, los jóvenes rebeldes se negaron, e iniciaron la más cruenta batalla que registra la historia del software.

Netscape intentó un ataque directo concentrando sus energías en los productos relacionados a Internet (encriptación de datos, servidores de comercio electrónico, navegadores, etc.). La lealtad de sus usuarios fue mucha más de la esperada, pero las tácticas de mercadeo (primero) y la inmensa cantidad de recursos de Microsoft (luego) comenzaron a surtir efecto, y poco a poco éstos fueron pasándose de bando. Netscape cambió de táctica, y si bien mantiene fuerte su sección de software, transformó su sitio Web en un portal de primera línea con 20 millones de visitantes al mes. A través del Netcenter, Netscape comenzó a concentrarse en los servicios.

¿Y America On-Line? Tras varios desaciertos empresariales al inicio de los 90’s, AOL fue adoptando el estilo y sentir de la Web, y comenzó a crecer hasta ser el más grande proveedor de acceso a Internet del mundo, contando con unos 20 millones de usuarios registrados sólo en los EE.UU.

Uno de los pilares de este éxito fue el acuerdo por el cual distribuía a sus usuarios el Internet Explorer (la respuesta de Microsoft al Netscape Navigator), y a cambio, obtenía un acceso directo a sus servicios en el «Escritorio» de Windows. Se aprovechaba el mismo principio utilizado con el Internet Explorer para las PCs y las MAC: la conveniencia. Si ya lo tengo instalado (aunque no lo haya pedido), por qué no usarlo? El futuro de Netscape no parecía muy venturoso.

Pero de pronto se habló de que Netscape sería adquirida por una empresa mayor. Esa fue nada más ni nada menos que AOL (en Febrero de 1999). ¿Pero cómo, no trabajaba con el enemigo?

Mis variadas maquinaciones me hicieron desarrollar dos posibles teorías: una esperanzadora, y otra poco menos que diabólica; dependiendo de para quién, claro.

La esperanzadora: AOL puede haber hecho sus planes a largo plazo. Los pasos serían:

  • Absorber los usuarios del Netcenter, cubriendo una franja nueva del mercado (hecho).
  • Acceder al poderoso software para servidores desarrollado por Netscape (hecho).
  • Aliarse con Sun Microsystems para dar soporte físico de primera línea a su software, y tener mejor acceso a nuevas tecnologías como Java (también hecho).
  • Seguir sumando usuarios con fácilidad hasta el 2001, cuando vence el convenio con Microsoft.
  • Luego (la jugada maestra) pasar a todos sus usuarios a la tecnología de Netscape, que claro está, es de su propiedad, y lanzarse en lucha directa contra Microsoft para ser la puerta de los navegantes a la cada vez más indispensable Internet. Buena idea, no?

La diabólica: Microsoft ayudó económicamente a Apple, su rival de toda la vida, con la condición de que todas las MAC llevaran preinstalado el Internet Explorer. Ayudó a un enemigo para atacar a otro. De aquí mi duda: no será posible que Microsoft haya hecho un pacto secreto con AOL para contener a Netscape? Las ventajas serían varias:

  • Los planes estratégicos de Netscape siempre serían de conocimiento de Microsoft.
  • Netscape crecería tecnológicamente sólo en la medida que AOL-Microsoft se lo permitiera.
  • Ya nadie tomaría la lucha Netscape-Microsoft como David-Goliath, ya que ahora Netscape es parte de una compañía «grande». Ese argumento fue esgrimido por Microsoft en su defensa, en el juicio que lleva el Departamento de Justicia de los EE.UU. en su contra.
  • En definitiva, controlaría a su enemigo de una manera encubierta, manteniéndolo vivo mientras lo crea conveniente, hasta que la gente se olvide o le deje de importar su existencia.

Esos son dos posibles escenarios, y sólo el tiempo podrá decirnos cuál es el acertado.

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *