De dioses y procesadores

La Tecnología continúa hacia adelante en una velocidad cada vez más acelerada. Esta claro que nada menos que un desastre mundial podría parar su desarrollo.

Y por eso me pregunto: ¿podría la tecnología misma traer ese desastre algún día?
¿Nos destruirán nuestros propios juguetes y herramientas?
¿O eventualmente nos harán algo similar a dioses con nuestro poder?

En este momento somos capaces de enlentecer la velocidad de la luz en un área pequeña. La luz posee la velocidad de 186.000 millas por hora. Ahora la hemos enlentecido a cerca de 40 mph.

No parece ser muy importante, pero lo es. La velocidad de la luz ha sido una constante universal que va inimaginablemente más allá de nuestra capacidad de manipularla. Si es posible alterar la velocidad de la luz, teóricamente podemos alterar casi todo.

El miedo al cambio es un instinto visto en todos los mamíferos con alta inteligencia, y el ser humano no es la excepción. Como miembros de una civilización de avances tecnológicos, la mayoría de nosotros de alguna manera nos mantenemos felizmente ignorantes a cómo la ciencia funciona.

Nos comprometimos a la tecnología cuando cambiamos de ser cazadores/recolectores a ser agricultores. Convertirse a agricultor es convertirse a tecnológico.

Nuestro instinto del miedo hacia lo desconocido recibe cosquillas de nuestros saltos tecnológicos.

– – –

* Deus Ex Machina, Todd Murchison, http://www.blackbox.red.sk/.

Autor: Líbero

En mi opinión, quien quiera que fuera que hizo esas cosas con agua y peces que son iguales a los salva pantallas, demuestra que es muy poco original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *