Días de radio

Es notorio que a la hora de desarrollar temas sobre medios de comunicación generalmente -el que escribe-, se olvida completamente de uno tan importante en la historia como es el de la radio. Sinceramente será por que no soy un asiduo consumidor de ella. No lo sé. Pero a la ahora de analizar este medio de comunicación no nos podemos olvidar del gran impacto que ejerció en el individuo.

La radio, otro integrante más de la familia. En la primera guerra mundial fue la portadora de información para el “gran público”. Prensa y propaganda para los más bélicos. ¡Como olvidar la celebre transmisión de H.G. Wells de la invasión de los hombrecillos verdes del espacio y el pánico que causó en la población de los Estados Unidos.

Woody Allen retrató muy bien aquellas épocas doradas en su película “Días de radio“, realmente una película fenomenal, donde Allen, con una ternura impresionante, describe la vida de varios personajes y su relación con aquel viejo mueble parlante. Musicales, radio-novelas, entretenimientos, boletines de último momento…

En estos tiempos que corren de Internet y televisión digital, la radio ha logrado acomodarse a las nuevas tecnologías (¿simbiosis electrónica?), hoy en día podemos navegar por los lugares más recónditos de nuestro espacio virtual con la posibilidad de escuchar emisoras de cualquier rincón del globo. La palabra sigue siendo indispensable. La palabra sigue siendo buscada.