Rigor y responsabilidad al informar en Internet

El lunes pasado estalló en México un camión lleno de nitrato de amonio. Murieron unas 30 personas y hubo entre 150 y 250 heridos, según quién lo haya reportado.

Encuentro curioso no el lamentable hecho, sino una crónica sobre el mismo que apareció en la versión que llaman “latina” (o sea, en español) del sitio Web de AOL. En el primer tercio de la nota se relataba muy brevemente cómo, tras un accidente, decenas de curiosos se acercaron a un camión, sólo para ser presas de su repentina explosión. Acto seguido, se dedicaban los siguientes dos tercios de la nota a detallar los pormenores del fallecimiento y entierro de 3 de los reporteros presentes en ese momento, con particular interés en lo relativo a uno de ellos, de 24 años.

¿Quién más falleció en la explosión? ¿Quiénes eran los heridos? ¿Qué fue de ellos? ¿Qué produjo el accidente? ¿Y la explosión? Esas preguntas quedaron sin responder, dando lugar a otras. ¿Fueron dejadas de lado por su falta de potencial de venta? ¿Porque el cronista no poseía los datos y no los consideró necesarios para publicar la nota? ¿O fue porque no implicaban a alguien del gremio de los informativistas?

Cualquiera puede escribir e informar en Internet, pero no todos lo hacen con rigor y responsabilidad, ¿no?

Un espacio para la informática estatal

Durante días miércoles, jueves y viernes pasados, tuvo lugar la decimosexta edición de las Jornadas Informáticas de la Administración Pública y Privada (JIAP), en la Intendencia Municipal de Montevideo, Uruguay. Su tema principal, como otros años, fue el del Gobierno Electrónico.

Las charlas tuvieron, en su mayoría, una orientación práctica, vendiendo indirectamente soluciones (como se le llama ahora al ya demodé software) aplicadas con éxito en instituciones gubernamentales y gobiernos departamentales en Uruguay y América Latina. Con 8 horas de conferencias cada día, entiendo que la teoría aburre si no es acompañada de muestras prácticas, pero la verdad es que me hubiera gustado que se dieran con algo más de claridad conceptos como BPM (business process management = gestión de procesos de negocios) y SOA (service-oriented architecture = arquitectura orientada a servicios), cuyas siglas que se repitieron infinidad de veces.

En particular, fue muy disfrutable Continuar leyendo “Un espacio para la informática estatal”

Vida digital inyectada

En febrero pasado concluyó un estudio conjunto de Isobar Communications (una agencia multimediática global con un sitio Web muy poco amigable) y Yahoo!, que tomaba como conejillos de india a familias de todo el mundo, estudiando cómo y en qué grado podía afectarles una rápida inmersión en la vida moderna de ultraconexión digital.

Con no poca intencionalidad, el estudio se llamó Fuid Lives (Vidas Fluidas), y le daba a las familias participantes conexión a Internet de alta velocidad en su hogar, agendas electrónicas (los conocidos Blackberry) con acceso a Internet inalámbrico, teléfonos celulares también con acceso a Internet, juegos electrónicos PlayStation de Sony, etc.

Resulta un tanto decepcionante ver que el resumen del reporte sólo dice cosas ya bastante sabidas sobre los patrones de uso de la Web, las conexiones inalámbricas a Internet y los teléfonos celulares. Es más, con la sola excepción de China, parecería que los estudios se limitaron a países desarrollados (Alemania, Estados Unidos, Francia, Reino Unido), donde el salto tecnológico no es tan marcado como en países del Tercer Mundo, donde estas tecnologías también están haciendo punta, aunque en una escala mucho menor. En países con baja capacidad de inversión y pocas líneas telefónicas terrestres instaladas, por ejemplo, las tecnologías celulares están permitiendo que el teléfono llegue a lugares donde nunca antes había llegado, evitando de un salto una etapa completa de costoso desarrollo. Eso sí sería digno de estudio.

Algo que sí llama la atención, y que se confirma con frecuencia al hablar con niños, es que la vida real y lo en-línea se confunden cada vez más. Ésta es una cita del informe completo:

Mientras Internet se vuelve más penetrante, se confundirá lo en-línea y el “mundo real”. Será común para las personas el guardar muchos objetos personales en-línea. También afectará la socialización, en términos de los lugares en donde las personas se congregan y de las personas con quienes interactúan.

Esta tendencia, así como muchas otras, tiene tanto repercusiones positivas como negativas, que estimo sólo podremos medir con certeza con el pasar de los años, cuando los niños que hoy están creciendo entre lo en-línea y lo real maduren y tomen su lugar en los devenires de nuestras sociedades.

Será hasta entonces…

Información versus Comunicación – Análisis de Brazil (1985)

“Comunicación es el proceso por medio del cual se trasmiten significados de una persona a otra. Para los seres humanos, el proceso es a la vez fundamental y vital.” (Wright, 1980). Implica la recepción y emisión dinámica y circular de información que adquiere sentidos variables según la personalidad, cultura y relación de los comunicantes, y según el contexto en que se desarrolla. Se presenta como un sistema activo, no lineal, con capacidad de respuesta o feedback.

Información, en cambio, es la transmisión de datos en forma ordenada en base a componentes estáticos. Continuar leyendo “Información versus Comunicación – Análisis de Brazil (1985)”

Información versus Comunicación (Alsina) – coeficientes de comunicabilidad

Volviendo a Redefiniendo el concepto de información, de Miquel Rodrigo Alsina (1995), ahora citamos dos párrafos que ayudan a entender las diferencias que existen entre los conceptos de informar y comunicar, y cómo implican diferentes órdenes jerárquicos entre los que participan de estos procesos.

Pascuali (1977: 52 y ss) distingue la comunicación de la información a partir de considerar que son dos tipos de interrelación con un coeficiente de comunicabilidad de los polos (Emisor/Receptor) en presencia diferentes. Es decir, la comunicación definirá el intercambio de mensajes en un plano de igualdad entre los participantes, mientras que la información se establece entre polos con bajo coeficiente de comunicabilidad.

Desde este punto de vista “en la relación unilateral de información el control, selección y uso de los medios informativos pasan a ser prerrogativas absolutas del agente transmisor, convertido en élite institucionalizada para el desempeño de esa función.” (Pascuali, 1977:67).

Ley de Comunicaciones e Informaciones en Uruguay (1989)

Resulta interesante leer la Ley Nº 16.099 – COMUNICACIONES E INFORMACIONES (normas referentes a expresión, opinión y difusión, consagradas por la Constitución de la República), aprobada en 1989 en Uruguay. A continuación incluyo algunos artículos:

Artículo 1º. (Libertad de comunicación de pensamientos y libertad de información).- Es enteramente libre en toda materia, la expresión y comunicación de pensamientos u opiniones y la difusión de informaciones mediante la palabra, el escrito o la imagen, por cualquier medio de comunicación, dentro de los límites consagrados por la Constitución de la República y la ley.

Esta libertad comprende, dando cumplimiento a los requisitos resultantes de las normas respectivas, la de fundar medios de comunicación.

Los periodistas tendrán el derecho a ampararse en el secreto profesional respecto, a las fuentes de información de las noticias que difundan en los medios de comunicación.

(…)

Artículo 19. (Delitos cometidos a través de los medios de comunicación).- Constituye delito de comunicación cometido a través de los medios de comunicación, la ejecución en emisiones, impresos o grabaciones divulgados públicamente, de un hecho calificado como delito por el Código Penal o por leyes especiales, siempre que la infracción quede consumada en cualesquiera de aquéllos.

Continuar leyendo “Ley de Comunicaciones e Informaciones en Uruguay (1989)”

Información versus Comunicación (Alsina) – diferencias de poder

El fin de semana pasado leí Redefiniendo el concepto de información, de Miquel Rodrigo Alsina (1995). El texto me pareció bastante interesante en general, pero en particular pensé que valdría la pena citar (a lo largo de varios días) algunas de sus partes en El Clima para ver qué tanto debate podían llegar a disparar.

La primer cita tiene que ver con el poder que implica el informar:

Pascuali (1977:75) considera que “a la unilateralidad en el plano comunicacional corresponde así, para la información, un esquema de coacción en el plano moral, de frustración en el psicológico y de enajenación en el existencial”.

Por su parte, Romano (1993:33), en la misma línea que Pasquali, afirma que “nuestro conocimiento depende de las informaciones que recibimos. Y nuestra influencia sobre esas informaciones es limitada. Cuesta mucho trabajo hallar las informaciones que nos faltan. Determinadas informaciones y conocimientos son incluso propiedad privada”.

En breve publicaré algunos párrafos más, que siguen a los arriba citados, donde se habla de la “libertad de información” y del papel clave que tiene la selección de informaciones.

Días de radio

Es notorio que a la hora de desarrollar temas sobre medios de comunicación generalmente -el que escribe-, se olvida completamente de uno tan importante en la historia como es el de la radio. Sinceramente será por que no soy un asiduo consumidor de ella. No lo sé. Pero a la ahora de analizar este medio de comunicación no nos podemos olvidar del gran impacto que ejerció en el individuo.

La radio, otro integrante más de la familia. En la primera guerra mundial fue la portadora de información para el “gran público”. Prensa y propaganda para los más bélicos. ¡Como olvidar la celebre transmisión de H.G. Wells de la invasión de los hombrecillos verdes del espacio y el pánico que causó en la población de los Estados Unidos.

Woody Allen retrató muy bien aquellas épocas doradas en su película “Días de radio“, realmente una película fenomenal, donde Allen, con una ternura impresionante, describe la vida de varios personajes y su relación con aquel viejo mueble parlante. Musicales, radio-novelas, entretenimientos, boletines de último momento…

En estos tiempos que corren de Internet y televisión digital, la radio ha logrado acomodarse a las nuevas tecnologías (¿simbiosis electrónica?), hoy en día podemos navegar por los lugares más recónditos de nuestro espacio virtual con la posibilidad de escuchar emisoras de cualquier rincón del globo. La palabra sigue siendo indispensable. La palabra sigue siendo buscada.

Ojos de pescado muerto

Me encuentro sentado frente a la pantalla del televisor. Mis ojos no advierten el engaño de las imágenes que se reproducen frente a ellos. Son ojos de pescado muerto. Ojos tontos y susceptibles al engaño de los tres colores básicos.

Mi mente está completamente idiotizada. No puedo pensar en nada. Simplemente me encuentro en un estado de vacío intelectual. La estupidez me ha dominado. La cultura de masas fluye delante de mis ojos. Primer plano, plano medio, primer plano, plano general, primer plano, plano detalle, plano medio.

Cerca de mi casa, en un muro, un lúcido graffity dice:
Si la televisión es la diversión, lo que será el aburrimiento!

La televisión es la droga electrónica por excelencia. Puede convertir a una persona en Dios como también le puede convertir en Demonio. Crea ideología para los consumidores sedientos de pura artificialidad. Y es uno de los principales elementos en el proceso de socialización del individuo. Da para pensar, ¿no?

Mientras tanto, yo sigo observando la pantalla del televisor… con ojos de pescado muerto.

El show de la información

Es notorio que las noticias deben maquillarse completamente y asumir un formato dinámico y entretenido para el gran consumo masivo. Las noticias, por lo tanto, quedan en una confusa línea entre información y show.

Es así como Leonardo Di Caprio se dedica a entrevistar a Bill Clinton para la cadena estadounidense ABC, y por otro lado la tragedia del niño cubano Elián González, se transforma en una especie de telenovela informativa, donde los medios de comunicación se olvidan por completo de la ética periodística y manipulan la información a su antojo.

Sin importarles, crean una batalla campal entre los cubanos radicados en Miami y el gobierno de los Estados Unidos; primero por haber declarado su responsabilidad legal de regresar al niño a Cuba, y luego por el operativo de “rescate” que realizaran irrumpiendo con armas en la casa donde el niño estaba alojado. La noticia es eso: puro entretenimiento.

Me hace recordar a un gag del programa humorístico Decalegrón (Uruguay, canal 10), donde se caricaturizaba la redacción de un periódico y siempre finalizaba con un personaje diciendo “Pero eso no es verdad”, a lo que otro respondía “¡¡¡Pero como vende!!!”.