Brecha Digital, Accesibilidad y Usabilidad en la Web

El término Brecha Digital, que se hizo popular a fines de los años 90 entre académicos, instituciones gubernamentales y organizaciones sociales, refiere a las implicancias de carácter social, de la diferente cantidad de información entre los que tienen acceso a la Internet y los que no lo tienen…

Definiciones previas

El término Brecha Digital, que se hizo popular a fines de los años 90 entre académicos, instituciones gubernamentales y organizaciones sociales, refiere a las implicancias de carácter social, de la diferente cantidad de información entre los que tienen acceso a la Internet (especialmente de alta velocidad) y los que no lo tienen.

En la edad de la Tecnología de Información, Accesibilidad refiere a la posibilidad de cada uno (inclusive personas discapacitadas), sin importar su preparación física o tecnológica, de tener acceso y de utilizar productos de la tecnología y de la información. Ajustando la definición anterior al contexto de Internet, cabe incluir que Accesibilidad Web implica que cualquier persona que visita un sitio Web usando cualquier navegador1, debe poder conseguir una comprensión completa de la información contenida allí y también poder tener una interacción completa con este.

Usabilidad es un término usado para denotar la facilidad con que una persona puede usar una herramienta u otro objeto manufacturado, para cumplir con éxito cierta tarea. En el contexto de la Web, se relaciona sobretodo con la fluidez de las interacciones de un usuario en un sitio Web.

Continuar leyendo “Brecha Digital, Accesibilidad y Usabilidad en la Web”

El asesinato de Bill Gates

McArthur Park, es un seudodocumental en el cual se imagina el crimen de Bill Gates al estilo del de J. F. Kennedy. Esta película se está convirtiendo en un éxito en Internet y en los Estados Unidos.El director es Brian Fleming, que filmó con una técnica similar a la de la película Blair Witch Project.

Visiten la página www.macarthurpark.com y lo verán.

Claves para escribir en Internet

Escribir para un sitio de la Web parece más sencillo que hacerlo para un diario, una revista o la televisión. Nada más alejado de la realidad. Crear textos para la Web no es más fácil ni más difícil: es distinto. El periodismo on line ya tiene sus propias características. Quienes deseen escribir para la Web deben saber que los navegantes, antes que leer, lo que hacen es dar un vistazo en busca de informaciones útiles y creíbles. Y la experiencia indica que los usuarios de Internet difícilmente soporten la lectura de textos on line de más de mil palabras. No es que frente a la computadora el lector se torne más perezoso que ante un papel impreso, sino que el acto físico de leer en pantalla y hacer avanzar el texto con el mouse o el teclado implican una incomodidad y un esfuerzo mayor que el de sostener un periódico en un sillón o en la cama.

Gran parte del trabajo de escritura para la Web consiste en hacer que el lector encuentre lo que necesita con facilidad. Para lograrlo, hay una serie de técnicas. Por ejemplo, los artículos que se publiquen en la Web deben ser cortos y precisos. Además, es aconsejable dividirlos en bloques de texto de no más de quinientas palabras y ubicarlos en páginas diferentes del mismo sitio, pero enlazados. Eso sí, cada uno de estos bloques de texto debe valer por sí mismo. Tiene que incluir informaciones concretas e invitar a continuar la lectura del artículo completo con claras indicaciones de cómo hacerlo. Conviene usar frases cortas y palabras de uso corriente. Y cada oración debe contener solamente una idea, preferiblemente al final de cada frase, que es lo que el lector mejor recordará. Y los párrafos no deben incluir más de cinco o seis oraciones.

En cuanto el sitio, aunque cada sitio tiene sus propias normas, la mayor parte de la escritura on line es informal, irreverente, jugada e ingeniosa. Por eso es bueno incorporar el tono de los mensajes de los e-mail cuando nos comunicamos con un amigo. Por otra parte, la mejor forma de comenzar un texto es mediante un par de oraciones que resuman el contenido del artículo. Los inicios con suspenso o con el relato de una historia, muy interesantes en los medios gráficos, no funcionan bien con el lector de la Web.

Otra de las características salientes de un texto de la Web es la inclusión de links. Sin embargo, el exceso de tipografías, colores o subrayados con que aparecen en pantalla puede tornar pesada la lectura. Al describir una secuencia o una jerarquía es recomendable recurrir a listados numerados o con viñetas. Estas listas son mucho más fáciles de leer que un montón de palabras y oraciones. También es bueno incluir subtí­tulos y palabras clave.

El humor también es una buena arma. Pero esa herramienta tiene doble filo. Cuando se escribe para la Web, nuestras palabras llegarán a todo el mundo, literalmente. Por eso hay que evitar modismos o chistes que resulten incomprensibles o chocantes a personas que viven en otro ámbito geográfico.

Del otro lado del PC siempre habrá un lector, una persona para la cual se escribe. Alguien que concluirá la lectura de nuestras líneas con interés o que no querrá saber más nada de nosotros. Después de todo, ofertas le sobran. Porque Internet será virtual, pero los lectores y redactores que se comunican por este medio son tan reales como siempre.

David Landesman, editor y redactor argentino de sitios Web.
Extraído de Separatas del Verano, semanario Brecha, Viernes 23 de febrero de 2001.

Cyberocupa

En este universo de lenguajes heterogéneos, de macros y de micros, soy un paria de la nueva era. Un cyberocupa interconectado con almas electrónicas que viajan por este caos virtual infinito. Una lágrima de metal que fluye entre las fibras ópticas hacia los más oscuros rincones de la imaginación.

La fuerza gravitacional no existe. La velocidad de la dinámica me transporta sin dejar rastros. La pureza de lo aséptico. El efecto doppler no existe en este espacio inconquistable de la tecno-vida.

Mis ojos se derriten para siempre en este sueño eterno, para sufrir la próxima vida que me espera. Demasiado pronto he recorrido el alter-mundo. Un segundo, una fracción que no puedo explicar me convierte en este ser digitalizado, que para siempre ha de cargar la cruz del nuevo milenio. La pesadilla de Asimov, de Ballard, de Bradbury, de Huxley, de mí otro yo, que no es más que aquel que nunca pude ser, antes de encender mi ordenador.

Crónica de una muerte virtual

Hoy es un día magnífico. Montevideo entra en la fase de calorcito primaveral y por lo tanto me pregunto: ¿Qué hago yo escribiendo en mi PC? Bueno, es que es difícil quitarse la rutina de encima. Verificar el correo electrónico, visitar alguna publicación electrónica o escribirle a alguien que se encuentra en la cercana lejanía de New York.

Al fin, decidí suspender mis ansias de comunicación instantánea. Dejo mi alter ego virtual dentro del disco duro (rígido). Me rebelo ante mi otro yo. Me propongo redescubir el Parque Rodó. Toda su atmósfera. Su eterna pasividad. Me propongo escapar de mi vida de internauta e inauguro la primera muerte virtual de mi otro yo.

Cyberiada

Saliendo del sendero oscuro de la “cyberiada”. Mirando desde el ojo de la era digital. Sintiendo el aroma de la robótica neutral. Vamos en el rumbo que la ciencia construye. El aparato semiótico. La nueva era. La conciencia editada. Una pantalla azul. La cruz del corazón eléctrico. La savia vegetal de la era invernal de la genética. Mi ADN. Mi condición. Mi combustión de pura vida ecléctica de electrón. Fluye y huye. Sabia…

El futuro fue ayer

Es claro que el concepto de “futuro” del siglo XX se ha vuelto obsoleto en estos primeros instantes del siglo XXI ya que los avances de la tecnología nos han depositado en el futuro mismo. En consecuencia, ahora podemos decir sin miedos: hoy es el futuro.

También podemos decir que Uruguay, al menos en materia de tecnologías de la comunicación, se encuentra en el futuro. Movicom/Bell South a inaugurado la “Internet Móvil”, esto implica la posibilidad de navegar a través de la red de redes utilizando simplemente un teléfono celular.

Después de muchas idas y venidas, la televisión satelital se instaló definitivamente y ANTEL brindará un nuevo servicio a los usuarios que será la conexión a Internet vía la televisión misma. En un futuro cercano -yo diría en un golpe de ojo- el teléfono y el computador se encontrarán en un solo objeto portátil.

Recientemente, en una entrevista publicada en la revista Posdata, el ingeniero Omar de León (asesor de Proyectos Especiales de ANTEL) dijo que “hay que tener claro que el computador personal (PC) desaparece”. Por lo tanto podemos nuevamente afirmar: hoy es el futuro.

Continuar leyendo “El futuro fue ayer”

El sindrome de la ansiedad

Hace poco tiempo me encontraba a las 11:30 de la noche en la parada del ómnibus. Salía de la facultad extenuado. Clase de epistemología. Imagínense. Obviamente, lo psicocósmico acompañaba. Hacía mucho frío. La calle Ramón Anador se encontraba completamente vacía. Huérfana. En esos momentos de desesperación y soledad -que fomentan la espera de un ómnibus a esas horas de la noche-, uno comienza a experimentar cierta introspección existencialista. Filosofamos realmente.

Es ahí cuando se manifiesta la patología de estos tiempos. La ansiedad de lo inmediato: la desesperación del 145 es similar a la espera del 104. Ómnibuses kafkeanos por excelencia, que se pierden en la burocracia de las calles ambiguas de Montevideo. Esa ansiedad nos carcome. “No se lo que quiero, pero lo quiero ya”, cantaba Luca Prodan. La ansiedad del tiempo real. La ansiedad on-line que nos hace sentirnos orgullosos. Ese estado de sentirse desarrollado, sin serlo.

Esa misma noche, me encontré con unos amigos en un boliche cerca de la Facultad de Arquitectura. Obviamente, whisky va, whisky viene, comenzamos a reflexionar sobre misceláneas cotidianas. Comentarios tan disímiles como, por ejemplo: el partido de Uruguay y Brasil en el Maracaná, lo rica que estaba la pizza con muzarella, el parcial que se venía de semiótica y otras temas que prefiero no recordar.

Y mientras conversábamos, por un momento me evadí de la discusión. Me quedé conversando conmigo mismo. Nuevamente surgió la ansiedad. Esa ansiedad inconsciente, que me hace querer adelantarme a lo que dice el otro. A que se anulen los espacios de locución. Las pausas, las risas, los fursios. Adelantarme a los pensamientos.

¿La instantaneidad del tiempo real? No lo sé. Quizá sea tiempo para que me dedique a la parapsicología.

– – –

En respuesta a los comentarios que ha generado este artículo, para ilustrar y orientar sobre el tema, debajo incluimos algunos vídeos de YouTube. De todos modos, esta es una condición médica común en nuestros días, y no debe dejarse de consultar a los profesionales en la materia.

Cortometraje documental “la ansiedad”:

Programa de TV de Andalucía sobre la ansiedad (parte 1 de 3):

Programa de TV de Andalucía sobre la ansiedad (parte 2 de 3):

Programa de TV de Andalucía sobre la ansiedad (parte 3 de 3):

Recomendaciones para controlar la ansiedad (parte 1 de 2):

Recomendaciones para controlar la ansiedad (parte 2 de 2):

Mi guerra en silencio (documental sobre la ansiedad):

Homo-cyber

Enrique Piracés, un chileno de 23 años, periodista del diario digital areanoticas.cl, decidió encerrarse durante ocho meses en una casa, simplemente con una conexión a Internet. La idea consiste en arreglárselas durante ese periodo de tiempo para abastecerse de comida y otros artículos de variada necesidad, sólo a través de la Red.

Su misión comenzó el 3 de mayo pasado en una casa de Santiago, vaciada a propósito. Durante los 8 meses, Enrique pretende a demostrar que se puede vivir conectado al mundo a través de Internet. “La gente me ha enviado e-mails con sus teléfonos, diciendo ‘si necesitas ayuda, llámame'”, comenta este chileno, habitante de una casa tapizada de cámaras de video y micrófonos que transmitirán on-line toda su vida en esa casa. El muchacho estudiará, opinará, encargará cigarros, mirará películas y se reunirá con amigos a través de Internet.

El proyecto costará 200 mil dólares, pero el joven no deberá gastar ni uno solo: la publicidad va a financiarlo. Los interesados pueden ver todos los rincones de la casa de Enrique en vivonline.com.

En este momento se me ocurre una pregunta: ¿Y el sexo, Enrique?

Actualizaciones de Microsoft Office

A principios de Abril, a poco más de 6 meses del lanzamiento oficial de la última versión del MS Office, fue liberado el MS Office 2000 Service Release 1 (Lanzamiento de Mantenimiento 1), para actualizar las aplicaciones que componen el paquete.

Podría pensarse que es sólo para hacer ajustes menores, ya que los productos que la mayor empresa de software del mundo libera para el consumo final deben de haber pasado por rigurosas pruebas de calidad… pero para no perder la costumbre, aquí tenemos otra muestra de que eso no siempre es así.

Primero se nos obliga a descargar desde la Web un pequeño programa que revisa dentro de la PC tomando nota de qué programas de MS están instalados. Acto seguido, éste pasa los datos recabados a MS para un rápido estudio.

Después de quitarle la poca privacidad que le quedaba en su PC, se le recomendará que baje un archivo de entre 26 y 40 Mb. Sí, es enorme (toma hasta 1 hora con una conexión telefónica a Internet), y hace cambios en Word, Outlook, Access, Excel, PowerPoint, FrontPage y Publisher, si los tiene instalados. Además, como también es habitual en las actualizaciones de programas de Microsoft, hace extensos cambios en Windows.

Tanto es así, que en vez de arreglar los más de 300 problemas detectados hasta ahora (como lo confirma la revista PC World), también agrega algunos problemas nuevos… por lo que a poco de liberar esta actualización, debieron hacer un corrector, para el corrector.

– – –

Si deseas enterarte de otro caso que confirma el patrón, puedes leer éste artículo que trata sobre problemas similares que se dieron con la versión anterior de MS Office.

Y si buscas una alternativa gratuita, te recomendamos probar el paquete de oficina Open Office, que permite abrir y editar archivos creados en MS Office y crea versiones PDF para distribuir copias inalterables por correo electrónico.