Soy Leyenda (2007)

La palabra “leyenda” nos hace pensar en algo memorable, extraordinario y probablemente admirable; un acontecimiento o personaje cuya grandeza o singularidad no ha podido más que convertirlo en algo legendario. Y qué mejor género para desarrollar una leyenda que la ciencia ficción, sobre todo si el relato transcurre en un escenario post-apocalíptico, tanto más aterrador por su inquietante verosimilitud. Y es que no resulta muy difícil situarnos en un mundo que, en su obsesión por encontrar una cura para todos los males, acaba ocasionando su propia destrucción, aún más si consideramos que la historia tiene lugar en un cercano 2012.

Soy leyenda (2007), Lawrence

Continuar leyendo “Soy Leyenda (2007)”

Invenciones y descubrimientos hechos por accidente

simpsons_homero_donut.jpgHoy, en un atelier de pintura, tomé conciencia de la verdadera cantidad de pinceles que me rodeaban (una centena, al menos) sólo tras haberlos tirado al piso de un manotón en la oscuridad… y eso me hizo preguntarme de cuántas cosas sólo nos daremos cuenta tras tropezarnos con ellas por accidente o, peor aún, tras romperlas.

Sin entrar en consideraciones existencialistas ni en reflexiones psicológicas para alivianar pesares, aquí va una lista de invenciones y descubrimientos hechos por accidente: Continuar leyendo “Invenciones y descubrimientos hechos por accidente”

Information R/evolution – la esencia de la cuarta revolución industrial

Una vez más, tarde, muy tarde, y con varias tareas inconclusas para mañana y para los días venideros… y alguien (un amigo en medio de unos “esos” días) me pasa un enlace a un vídeo en YouTube y me dice “Deberíamos escribir algo sobre esto”.

Son apenas 5 minutos y 28 segundos. Los cambios son rápidos, muy rápidos. Empezamos con lo básico: ¿qué es la información?; y seguimos ampliando, modificando, creando, redefiniendo, repensando y abriendo los ojos a un paso rápido, muy rápido.

¡Pero es tan completo que asusta! Nos hace caer en la verdadera medida de la virtualidad de la información, que escapa a todas las categorías físicas (concretizantes) a las que queremos ceñirla para hacerla más fácil de procesar mentalmente, y nos da cuenta de que ya no son “otros” los únicos con un decir y con la capacidad de dar sentido a las cosas.

Viene al caso citar parte de Para una guerrilla semiológica, de Umberto Eco: “La batalla por la supervivencia del hombre como ser responsable en la Era de la Comunicación no se gana en el lugar de donde parte la comunicación sino en el lugar a donde llega“.



En resumen: es ágil, muy ágil, y dispara los procesos mentales de -al menos- los que estamos inmersos en la trastienda de este mundo en revolución.

– – –

Lamento que el vídeo esté solamente en inglés, pero justifica molestar a un amigo para que intente una traducción en simultáneo para quien no lo comprenda.

Ciencia y Religión – la lucha por la verdad

El “Niño Turkana” (o “Turkana Boy”), el esqueleto más completo encontrado hasta ahora de un humano prehistórico, va a ser exhibido a mediados de este año en el Museo Nacional de Kenya.

Además de mostrar al mundo una prueba más para sustentar la Teoría del Evolucionismo, este hecho resulta de interés porque pone a prueba los niveles de intolerancia y de extremismo religioso que aún dominan a los humanos modernos. Continuar leyendo “Ciencia y Religión – la lucha por la verdad”

La ciencia en un pantano (Karl Popper)

La base empírica de la ciencia objetiva no tiene, por consiguiente, nada de “absoluto”. La ciencia no descansa en una sólida roca. La estructura audaz de sus teorías se levanta, como si dijéramos, encima de un pantano. Es como un edificio construido sobre pilotes. Los pilotes son hincados desde arriba en el pantano, pero no en una basenatural o “dada”; y si no hincamos los pilotes más profundamente no es porque hayamos alcanzado suelo firme. Simplemente paramos cuando nos satisface la firmeza de los pilotes, que es suficiente para soportar la estructura, al menos por el momento.

– – –

* Popper, Karl (1972). Lógica de la investigación científica.

El futuro desconocido

Este artículo está compuesto por dos escritos muy breves (con una diferencia de 6 días entre sí) que versan sobre la incertidumbre más básica y a la vez más preocupante de los mortales: la existencia.

Sueño Invernal

Otra vez se entreveran mis pensamientos. Se mezclan los conceptos y mis dedos teclean violentamente la máquina para traducirlos a la pantalla. No controlo mis instintos. Los dejo libres de toda cárcel racional. Los dejo fluir a través del pensamiento.

Pienso en el futuro… ¿Existe el futuro? ¿Dónde me encontraré en 10 años? ¿Estaré con vida? No puedo responder esas incógnitas.

Me quedo observando hacia la calle por la ventana de mi habitación. No hay vida. Solamente automóviles estáticos en el tiempo. Paredes golpeadas por el ácido flujo temporal. No tengo nada más que hacer. Me siento una decepción del conocimiento.

¿Estaré con vida? Realmente no lo sé. Quizá sea hora de despertar de este sueño invernal.

Como Alicia en el país de las maravillas

Como a “Alicia en el país de la maravillas”, un tornado nos ha depositado en otra dimensión. Un tornado informático nos ha succionado por completo.

¿Quién sabe Alicia dónde estarás? El sendero de la técnica y del conocimiento nunca se sabe a dónde te puede conducir. Alicia, ¿cuál será tu destino?

Perversamente la bruja te observa y se ríe de vos. El hombre de hojalata quiere un corazón. Ya es posible. El hombre de hojalata contiene hardware sofisticado y su software es hightech.

¿Quién sabe, Alicia? Quizá este país fue construido porque sí.

De dioses y procesadores

La Tecnología continúa hacia adelante en una velocidad cada vez más acelerada. Esta claro que nada menos que un desastre mundial podría parar su desarrollo.

Y por eso me pregunto: ¿podría la tecnología misma traer ese desastre algún día?
¿Nos destruirán nuestros propios juguetes y herramientas?
¿O eventualmente nos harán algo similar a dioses con nuestro poder?

En este momento somos capaces de enlentecer la velocidad de la luz en un área pequeña. La luz posee la velocidad de 186.000 millas por hora. Ahora la hemos enlentecido a cerca de 40 mph.

No parece ser muy importante, pero lo es. La velocidad de la luz ha sido una constante universal que va inimaginablemente más allá de nuestra capacidad de manipularla. Si es posible alterar la velocidad de la luz, teóricamente podemos alterar casi todo.

El miedo al cambio es un instinto visto en todos los mamíferos con alta inteligencia, y el ser humano no es la excepción. Como miembros de una civilización de avances tecnológicos, la mayoría de nosotros de alguna manera nos mantenemos felizmente ignorantes a cómo la ciencia funciona.

Nos comprometimos a la tecnología cuando cambiamos de ser cazadores/recolectores a ser agricultores. Convertirse a agricultor es convertirse a tecnológico.

Nuestro instinto del miedo hacia lo desconocido recibe cosquillas de nuestros saltos tecnológicos.

– – –

* Deus Ex Machina, Todd Murchison, http://www.blackbox.red.sk/.