Niños del hombre (2006)

No es fácil decidir sobre la naturaleza de la obra de Alfonso Cuarón. Como en muchas de sus películas, se puede tratar tanto de un relato fantasioso, plagado de elementos de la realidad, así cómo puede tratarse de un planteo realista, que integre aspectos fantasiosos para mostrar la naturaleza ambigua de toda experiencia humana. Niños del hombre no es la excepción. La película se basa en la novela homónima de la escritora británica P. D. James, con una adaptación para guión en manos de Cuarón y otros. El tí­tulo “Niños del hombre” hace referencia a un pasaje bíblico, construyendo así un tí­tulo simbólico que busca que la obra sea universalista y convoque e involucre a la humanidad en su conjunto como espectadora e interpretadora.

Poster de Niños del hombre

Niños del hombre plantea una situación temporal futurista, que se nos revela a través del uso de otros medios de comunicación (cómo son la televisión y la prensa) de carácter informativo. La película comienza con la voz en off de un noticiero, que antecede al establishing shot. Ambos recursos (voz en off y establishing shot) nos posicionan en el mundo temporal y espacial de la historia. El uso del noticiero televisivo naturaliza la experiencia visual y traslada al espectador a un ambiente cotidiano, a su experiencia diaria, aportando así credibilidad a la historia que se plantea.

La situación de la narración en el 2027 se contradice con el nivel visual de la película, ya que la puesta en escena nos remonta, tanto a nivel de atmósfera como por el arte y la fotografía, a cualquier sociedad en guerra o con falta de libertades del siglo XX, en lugar de proponer indicios de avances tecnológicos que hagan referencia directa a la sociedad futurista estereotipada. Es a través de la naturalización de la ciudad que Cuarón logra que el argumento narrativo central de la película -que nadie nace hace 18 años- no suponga problemas de credibilidad. Es decir, la credibilidad de la película y la experiencia que pretende promover el director no se ve afectada por el planteo futurista, ya que Cuarón elige una estética urbana y de ciudad cosmopolita que no nos es ajena; busca representar el caos conocido, los desastres que vemos a través de cualquier noticiero. Para esto se apoya también en la utilización de la cámara en mano para seguir al personaje principal (y para convertirse a veces en la subjetiva del mismo) para acentuar y acercar la mirada del espectador a la experiencia que el personaje vive, y para dar la sensación de “periodismo de guerra” en muchos momentos (como en la escena dentro del campo de refugiados, en que Kee (Clare-Hope Ashitey) es separada de Theo (Clive Owen) y él va en su búsqueda, exponiéndose a los tiros, en medio de la batalla entre los “peces” -los rebeldes- y el ejército).

Un comentario en “Niños del hombre (2006)”

  1. Loco posteen la pelicula en megavideo no me interesa la trama ya se de que trata y todo eso… la quiero verrr… y claro mucho menos comprarla… la Pasan por cine canal… y la agarre empezada.. la quiero ver completa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *