The Paper (1994) y la relación de los periodistas con los famosos

Poster The Paper (1994)

Más allá de vorágine y de los problemas de conciencia que debe llegar a enfrentar un periodista en su día a día, y que en este filme se muestran con sobrado realismo, hay una escena en particular que me interesa destacar aquí. Es la escena en que la Jefa de Redacción (Glenn Close) acude al Director del diario (Robert Duvall) para exigirle un aumento, y únicamente obtiene de éste un cuento de hace ya varias décadas, sobre una noche de juerga que involucra a Pablo Picasso. En ella podemos ver cuál es, de hecho, la relación de los periodistas con los famosos. Primero, la trascripción original:

– And just when it was getting really embarrassing… this funny-looking old guy at the next table called the maitre over.
Old guy. He drew a couple of squiggly lines on a napkin… signed his name, winked at us, and that was that. The old guy was Pablo Picasso… and that napkin paid our bill.
– So? I’m not sure I caught the segue here.
– The people we cover, we move in their world, but it is their world. You can’t live like them. You’ll never keep up. If you try to make this job about the money… you’ll be nothing but miserable, because we don’t get the money. Never have, never will.

En El silencio de los inocentes, el Dr. Hannibal Lecter dijo una vez que envidiamos lo que vemos a diario, lo que nos es cercano. Quizá por eso el director del diario trae a colación la anécdota en la que Pablo Picasso comparte anónimamente unos momentos en una taberna junto con varios periodistas, que luego toman conciencia de quién es él, cayendo en la cuenta de que no es un paisano más, aunque compartan un mismo espacio. Sin tener una intención maliciosa, sino todo lo contrario, las acciones de Picasso bajan a tierra a quienes se creían en la cima del mundo periodístico, en el mejor momento al que podía aspirar un mortal de aquel tiempo.

La proximidad, el vínculo, aún cuando muy cercano, puede desorientar a un periodista llevándolo a pensar que él es la historia, la noticia, o que tiene el mismo valor que lo que cubre. Puede ver como válidas aspiraciones que van contra la naturaleza misma de su trabajo. Puede olvidar que es sólo un instrumento en un engranaje mayor que media entre el conjunto de la sociedad y ciertos eventos con valor de noticia, que juega un rol clave y en general sacrificado en la preservación de la Libertad en las sociedades, y que estas condiciones son inherentes a su profesión. El periodista, en esencia, ha de ser altruista. El periodista no es la historia y no debe tener la fama como su fin último, aún cuando a veces la alcance. De allí las palabras “La gente que cubrimos, nos movemos en su mundo, pero es su mundo.”

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *