La destrucción del pasado y el presente permanente

La destrucción del pasado, o más bien de los mecanismos sociales que vinculan la experiencia contemporánea del individuo con la de generaciones anteriores, es uno de los fenómenos más característicos y extraños de las postrimerías del siglo XX. En su mayor parte, los jóvenes, hombres y mujeres, de este final de siglo crecen en una suerte de presente permanente sin relación orgánica alguna con el pasado del tiempo en el que viven.*

Bandera MéxicoBandera España FranquistaBandera Brigadas Internacionales

¿Cuántos mexicanos jóvenes conocen qué motivó la Revolución Mexicana, quiénes intervinieron y cuáles fueron sus resultados? ¿Cuántos españoles jóvenes saben qué motivó el estallido de la Guerra Civil Española, quiénes intervinieron y cuáles fueron sus resultados? ¿Qué sabemos del mundo desde la geografía política, la geopolítica o la geoestrategia?

Cuando sabemos de su existencia, normalmente vemos los hechos históricos como elementos aislados de un pasado distante e irrelevante, sin darnos cuenta que las casualidades no existen y que nuestro presente es el resultado de la suma de causalidades sin fin. ¡Es tan poco lo que sabemos que no sabemos!

– – –

Hobsbawm, Eric (1995). Historia del siglo XX (p. 13). Barcelona, España: Críaica (Grijalbo Mondadori S.A.).

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *