México, Méjico, lenguaje y estructuralistas

Parecerá tonto de mi parte, pero desde hace ya un buen tiempo tenía en mente la duda sobre qué era lo correcto: decir Méjico o decir México. Veía que las referencias oficiales al país se hacían como México, aún cuando las personas, hablando, decían siempre Méjico… y eso no colaboraba para nada con mi mareo.

Chispa de lucidez mediante, acabo de hacer una consulta en Google y encontré la respuesta que liberará al fin a unas cuantas neuronas que hacía tiempo tenía como encargadas de mantener fresca la duda. Parece que el origen del problema podemos encontrarlo en el español antiguo y su transformación a lo largo de los años. Antes la letra x se pronunciaba de un modo y ahora de otro, haciendo que debamos escribir el nombre del país con x y pronunciarlo con j.

Desconozco si estructuralistas como Levi-Strauss, Eco o Lacan, por nombrar algunos de los más célebres, habrán reparado en el caso particular de México, pero resulta interesante ver en él un ejemplo concreto de cómo el uso de las lenguas va cambiando (no sé si evolucionando sea un término más adecuado) en paralelo a otros desarrollos de las sociedades que las usan. Y cuidado con lo de “en paralelo”, pues hay quienes dicen que la lengua cambia primero y determina a la sociedad, mientras que otros dicen que los cambios en la lengua son producto de los cambios en la sociedad. Sobre esto último, claro está, quedará para comentar otro día.

La información sobre la que me referí al hablar de México/Méjico la obtuve de foros de WordReference, donde intervienen personas que he aprendido a respetar más y más a medida que los consulto.

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *