Vida digital inyectada

En febrero pasado concluyó un estudio conjunto de Isobar Communications (una agencia multimediática global con un sitio Web muy poco amigable) y Yahoo!, que tomaba como conejillos de india a familias de todo el mundo, estudiando cómo y en qué grado podía afectarles una rápida inmersión en la vida moderna de ultraconexión digital.

Con no poca intencionalidad, el estudio se llamó Fuid Lives (Vidas Fluidas), y le daba a las familias participantes conexión a Internet de alta velocidad en su hogar, agendas electrónicas (los conocidos Blackberry) con acceso a Internet inalámbrico, teléfonos celulares también con acceso a Internet, juegos electrónicos PlayStation de Sony, etc.

Resulta un tanto decepcionante ver que el resumen del reporte sólo dice cosas ya bastante sabidas sobre los patrones de uso de la Web, las conexiones inalámbricas a Internet y los teléfonos celulares. Es más, con la sola excepción de China, parecería que los estudios se limitaron a países desarrollados (Alemania, Estados Unidos, Francia, Reino Unido), donde el salto tecnológico no es tan marcado como en países del Tercer Mundo, donde estas tecnologías también están haciendo punta, aunque en una escala mucho menor. En países con baja capacidad de inversión y pocas líneas telefónicas terrestres instaladas, por ejemplo, las tecnologías celulares están permitiendo que el teléfono llegue a lugares donde nunca antes había llegado, evitando de un salto una etapa completa de costoso desarrollo. Eso sí sería digno de estudio.

Algo que sí llama la atención, y que se confirma con frecuencia al hablar con niños, es que la vida real y lo en-línea se confunden cada vez más. Ésta es una cita del informe completo:

Mientras Internet se vuelve más penetrante, se confundirá lo en-línea y el “mundo real”. Será común para las personas el guardar muchos objetos personales en-línea. También afectará la socialización, en términos de los lugares en donde las personas se congregan y de las personas con quienes interactúan.

Esta tendencia, así como muchas otras, tiene tanto repercusiones positivas como negativas, que estimo sólo podremos medir con certeza con el pasar de los años, cuando los niños que hoy están creciendo entre lo en-línea y lo real maduren y tomen su lugar en los devenires de nuestras sociedades.

Será hasta entonces…

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *