Windows, Linux, formatos abiertos y libertad

Uno de los editores del foro Arstechnica acaba de escribir sobre algunas de las implicancias que tiene la próxima finalización del soporte técnico de Microsoft para sus productos Windows 98, Windows 98 Segunda Edición y Windows ME (Millenium Edition). Según se resume en el sitio Web de Microsoft: «Microsoft esta finalizando el soporte técnico de estos productos porque están anticuados y estos sistemas operativos antiguos pueden exponer a los clientes a riesgos de seguridad.»

El artículo se centra en los peligros que implica conectarse a la Web con computadoras que usen sistemas operativos con conocidas fallas de seguridad sin reparar, y a los que según se prevé, se les encontrarán muchas más en el futuro, que no serán atendidas ni por Microsoft ni por terceros (por las restricciones legales impuestas por la empresa), independientemente de lo importantes que puedan ser.

Quienes agregaron sus comentarios en la página Web del artículo lo hicieron desde una óptica técnica, dejando claro que para quienes deseen seguir conectándose a Internet usando Windows y manteniendo niveles de seguridad mínimamente aceptables, ya es hora de comprar una nueva PC con mayor rendimiento que les habilite a usar Windows XP o el futuro Windows Vista. Los que no quieran o puedan disponer del dinero necesario, deberán pasarse a alguna versión más flexible de Linux o discontinuar el uso de la Internet.

Pocos parecieron ver que de las más de 6000 millones de personas que habitan este planeta, la gran mayoría habita en zonas de escaso desarrollo; y si tienen la suerte de poseer una PC propia, les es prácticamente imposible cambiarla con la regularidad exigida por los mercados más desarrollados. Siendo así, con más del 80% de las computadoras personales usando programas de oficina de Microsoft que dependen de Windows, quienes no adopten los nuevos sistemas estarán, de facto, limitados en sus posibilidades de interacción laboral y académica: serán tecno-excluidos.

Una luz de esperanza puede brindar el hecho de que el formato OASIS OpenDocument haya sido aprobado como estándar por la ISO (Organización Internacional de Estándares, según sus siglas en inglés) . Este formato para documentos, planillas de cálculo, presentaciones, gráficos y bases de datos es independiente de un programa específico, no fue desarrollado con fines comerciales y cuenta con el apoyo político de diversos gobiernos locales y nacionales. Gracias a este formato, al menos en teoría, en el futuro cercano uno podrá abrir y modificar con libertad el mismo documento, tanto si lo hace con Corel Wordperfect, Microsoft Word, OpenOffice.org Writer o Lotus Word Pro. Atrás quedarán los tiempos en que debíamos comprar determinado software o actualizar (cuando no renovar completamente) nuestra PC sólo para poder acceder a cierta información o colaborar con nuestros compañeros de trabajo o estudio. El pasaje a Linux o a otro sistema operativo de uso libre en las computadoras personales será por fin una opción que no implicará sacrificios.

Aún antes de la estandarización de este formato, OpenOffice.org (el paquete de oficina gratuito más difundido) ya lo había adoptado como el formato por defecto para sus archivos, pero ahora vemos cómo IBM y Google hacen lo propio, aunque no con las mismas motivaciones que OpenOffice.org, claro.

Estos hechos, aunque invisibles para las grandes audiencias, se alinean a la perfección con los objetivos de las personas que sustentan las importantes comunidades que abogan por el uso y desarrollo de programas informáticos libres y abiertos.

Free software is a matter of the users’ freedom to run, copy, distribute, study, change and improve the software. More precisely, it refers to four kinds of freedom, for the users of the software:

  • The freedom to run the program, for any purpose (freedom 0).
  • The freedom to study how the program works, and adapt it to your needs (freedom 1). Access to the source code is a precondition for this.
  • The freedom to redistribute copies so you can help your neighbor (freedom 2).
  • The freedom to improve the program, and release your improvements to the public, so that the whole community benefits (freedom 3). Access to the source code is a precondition for this.

(…)

The freedom to use a program means the freedom for any kind of person or organization to use it on any kind of computer system, for any kind of overall job, and without being required to communicate subsequently with the developer or any other specific entity.

Los beneficios para la comunidad en general se tornan evidentes. Restaría sólo que para potenciar el impacto del formato OASIS OpenDocument, minimizando al mismo tiempo el de la dependencia en sistemas operativos propietarios y cerrados, los actores sociales que aún no lo han hecho, se involucren en estos temas a la brevedad y de la forma más activa que les sea posible.

Autor: Alfonso

Trabajando y divirtiéndome en la red desde el '96, el El Clima es una de mis contribuciones a la falta de cordura del mundo moderno. Es una forma de dar ayuda a quienes no saben que la necesitan (además de ser algo así como terapia para mi mismo).

Un comentario en “Windows, Linux, formatos abiertos y libertad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *