Capitán América al rescate

Montevideo, 22 de enero de 2001.
Día totalmente improductivo en Montevideo.

Está ciudad es un páramo gris y ausente. No hay un alma deambulando por las calles. Montevideo parece un pueblo fantasma. Un pueblo chico y decadente. Pueblo chico, infierno grande, dicen algunos (lo de infierno debe ser por las altas temperaturas que tenemos que soportar los mortales).

Día improductivo. Trabajo, calor, inoperancia… Para escapar de la cámara lenta, decidí ir a Cinemateca. En programa: Space Cowboys.

Mejor me hubiera quedado en casa a ver algún enlatado porteño. Es lamentable lo de los chicos americanos salvando al planeta de una catástrofe nuclear -residuos de la guerra fría-, que aún sigue dando material para escribir guiones y para vender kilos y kilos de pop-corn. Al menos la sala tenía refrigeración y puede -por una hora y media- sentirme un ex-agente de la KGB recluido en Siberia.

Space Cowboys… Montevideo, 22 de enero de 2001… de Stanley Kubrick y de su prospección fílmica, por ahora ni miras.

Autor: Sebastián

"El lenguaje es un componente como cualquier otro del cuerpo... las palabras son microorganismos, polvo vivo que sólo la revolución electrónica reúne y ordena en niveles diferenciales de sentido." William Burroughs.

Un comentario en “Capitán América al rescate”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *